Un espacio 
familiar
educativo
de convivencia
informativo
de crecimiento

¿Quó aprendemos de nuestras heridas?

27 de agosto de 2020

Imagen tomada de: https://bit.ly/32sUJHF

Todos tenemos una historia detrás de cada herida. Todo lo que nos ha sucedido cumple un propósito y una razón de ser; nada se da al azar ni por ‘cosas del destino’. Algunas de las heridas son causadas por nuestras malas decisiones. No hay causa sin efecto.

¿Podemos aprender de nuestras heridas? ¿Alguna vez se ha hecho esa pregunta? La respuesta es un rotundo sí. En la espiral de la vida, cada que ascendemos en nuestro aprendizaje, aparecen nuevos retos y son esos los que nos permiten descubrir que es posible renacer y resurgir, sin importar la situación.

Aprendemos de nuestras heridas cuando somos capaces de desprendernos del dolor y podemos mirar por encima de él. Así mismo sucede cuando somos capaces de reconocer lo que pudo haber ocurrido, para no volver a tropezarnos con la misma piedra. 

El ser humano fue creado con la capacidad de levantarse y sobreponerse a cualquier adversidad. No hay dolor, prueba o situación difícil, que no podamos soportar. El universo sabe claramente lo que cada persona es capaz de resistir y cargar sobre su espalda.

Las heridas a su tiempo se convierten en cicatrices. No se trata de olvidar lo que pasó; se trata de mirar la herida sabiendo en que pronto dejará de doler y que detrás de ella hay siempre un aprendizaje. Los dolores no llegan para dejarnos igual ni peor; el dolor es la antesala al amanecer de su vida.